Páginas

lunes, 17 de diciembre de 2012

Y un día el tren llegó al Nahuel Huapi


La población se congregó en la estación engalanada con banderas, para recibir a la locomotora 4.199. Arribó entre los acordes del himno nacional y los vapores que hacían sonar sus sirenas desde el lago. Una obra que se demoró 28 años para ser una realidad
La emoción y la alegría- refieren las crónicas- no tuvo límites. No faltó quien acariciara la locomotora como si se tratara de un ser querido.

(14/09/12)

Hubo un día en que el pueblo de San Carlos de Bariloche estaba completamente desierto. Ni un habitante en las calles, ni en las casas. Parecía que por arte de encantamiento todos las hubieran abandonado.

¿Qué estaba pasando?

La población en masa se había trasladado a la recién terminada estación del ferrocarril para asistir a la llegada del primer tren. Para muchos sería la primera oportunidad de ver una locomotora y vagones.

El trazado de esta línea había estado lleno de vicisitudes y contratiempos, tardándose 22 años para cubrir la distancia entre Carmen de Patagones y el lago. Los estudios técnicos comenzaron en 1908 y luego sobrevivieron muchas interrupciones, por falta de fondos, principalmente.

Ezequiel Ramos Mejía, un visionario

Este ferrocarril, como otros cuatros, formó parte de un gran Plan de Desarrollo de los Territorios, del cual fue autor un gran estadista, Ezequiel Ramos Mejía, Ministro de Agricultura y luego de Obras Públicas, de 1906 a 1913, durante las presidencias de Figueroa Alcorta y Roque Sáenz Peña.
El instrumento del que se valió Ramos Mejía fue la ley 5559 llamada de Fomento de los Territorios del Sur y del Nordeste, sancionada en 1906.

El desarrollo en manos del ferrocarril

Con certera visión, este ministro progresista, veía en los ferrocarriles el instrumento básico para estudio y colonización de extensas comarcas desérticas y poco conocidas. Por este motivo legislaba no sólo sobre la red vial, sino que incluía también colonización de tierras fiscales. Con el producto de su venta se pensaba financiar la construcción de las líneas férreas, navegación de ríos, habilitación de puertos, servicios marítimos a la costa sur, la construcción de un gran dique en Neuquén y los canales de irrigación del Alto Valle del Río Negro.

Los estudios técnicos de la línea Puerto San Antonio-Lago Nahuel Huapi comenzaron en abril de 1908 y los emprendieron los ingenieros Arturo Gaspersen (danés), D.L. Reaburn (estadounidense), Guillermo Juárez y Emilio Frey (argentino).

En noviembre de 1908 se inicia el tendido de rieles desafiando el clima inhóspito, los precarios medios de habitación, las dificultades del puerto y sobre todo la falta de agua y de estudios de la zona a recorrer. Con este fin Ramos Mejía organizó en 1911 la ya mencionada Comisión de Estudios Hidrológicos, encabezada por Bailey Willis.

Alejado Ramos Mejía del ministerio, la gran obra que él impulsaba quedó trunca. La construcción del ferrocarril al lago fue languideciendo. En 1917 llegaba el ingeniero Jacobacci.

Se continuó luego con gran lentitud hasta que se produjo una larga paralización. A comienzos de 1922 el Gobierno decidió continuar el tendido del ferrocarril al lago Nahuel Huapi cuya punta de rieles estaba en el Km. 448 y la soldadura de los mismos con los F.C. del Sud en Patagones.

Reanudados los trabajos, se llega en 1929 hasta Pilcaniyeu y nuevamente se interrumpen en 1933, cuando en virtud de un convenio con el Ferrocarril Sud se realizó el tramo final de cuarenta y dos kilómetros en un año.

Aquel mediodía del 5 de Mayo

Finalmente el 5 de mayo de 1934 llegó el tren a Bariloche, marcando un hito en la historia local, ya la llegada del tren fue uno de los factores fundamentales que favoreció la llegada de turistas, impulsando el desarrollo turístico en la zona. (Fuente: J.M.Biedma y Héctor Pérez Morando)


Yayo de Mendieta
yayo@demendieta.com.ar
Villa la Angostura

No hay comentarios:

Publicar un comentario