Páginas

viernes, 13 de enero de 2012

La Villa y sus primeros años

¿Cómo era Villa la Angostura cuando comenzaba su vida como pueblo? Ir a Bariloche por tierra, en los pocos vehículos que transitaban la zona, resultaba toda una travesía: se salía a las cinco de la mañana para llegar al mediodía, siempre que el camino estuviese en condiciones, de lo contrario el viaje se dilataba mucho más.
Tratando de despejar la nieve. Era una vida difícil y llena de privaciones. Foto: Conrad Meier.

(30/08/11)

Trasladarse de un lugar a otro, los medios de transporte eran el bote y el caballo, ya que por tierra solo existía una huella de carro que la mayor parte del año estaba intransitable. Por ese entonces navegaban el lago dos barcos de carga y pasajeros que han quedado en el recuerdo de los pioneros: El Cóndor y El Nahuel Huapi, conocido también como "El Cachirulo". Estos llevaban las mercaderías hasta las propiedades, depositándolas a la orilla del lago.

Ir a Bariloche por tierra, en los pocos vehículos que transitaban la zona, resultaba toda una travesía: se salía a las cinco de la mañana para llegar al mediodía, siempre que el camino estuviese en condiciones, de lo contrario el viaje se dilataba mucho más.

Las construcciones se realizaban con los materiales que proveía el medio; principalmente piedra y madera. En esta zona abundaba el ciprés, utilizado en las construcciones más importantes, y el coihue para las de menor importancia.

El trabajo de la madera se realizaba todo a mano participando de esta actividad artesanos chilenos conocedores del trabajo en madera. La técnica más rústica utilizada para la construcción era la denominada "palo a pique", que consistía en colocar los troncos enterrados verticalmente uno al lado del otro dándole forma a las paredes. La otra técnica, más compleja, se denomina "block house", que consistía en troncos aserrados a mano en por lo menos tres de sus caras y se iban colocado en forma horizontal trabados unos con otros. Los edificios eran de una sola planta o dos, y se iban agrandando a medida que se necesitaba.

La zona era visitada principalmente por amigos de quienes en ese entonces ya tenían propiedades y actuaban de anfitriones, como por ejemplo la estancia Huemul de los Ortiz Basualdo, Cumelén, de Bustillo, Puerto Manzano de la Familia Jewels. A estas propiedades venían integrantes de la oligarquía que pasaban sus vacaciones pescando y realizando excursiones. Muchos de ellos luego adquirieron sus propios terrenos.

El primer hotel fue construido en la primera década de este siglo por Primo Capraro en la boca del río Correntoso. Allí llegaban a través del Cóndor y del Cachirulo, dos embarcaciones de carga y pasajeros pertenecientes a Capraro. A poca distancia de allí, en el aserradero de Arauco, la señora del encargado también daba alojamiento en su casa, conocida como la pensión de Arauco. Los turistas eran traídos por empresas de turismo de Buenos Aires, como Exprinter.

Por ese entonces apareció en escena Exequiel Bustillo, quien desempeñaría un rol fundamental en el desarrollo de la zona. Bustillo adquirió en 1931 los lotes que hasta entonces habían pertenecido al colono Weeks y a una sucesión de la familia Newbery, naciendo así Cumelén, que en araucano significa "lugar de paz".

Aquí pasaba sus veranos con su esposa y sus amistades. De espíritu muy inquieto, enseguida comenzó a procurar mejoras para la zona y así fue que junto con la familia Lynch, de la estancia Quetrihue, y Primo Capraro realizaron las gestiones para instalar la primera oficina radiotelegráfica dando origen así a la fundación de Villa la Angostura. Bustillo y Lynch aportaron $ 3000.- pesos cada uno para adquirir los equipos mientras que Capraro proporcionó el edificio.

El 15 de mayo de 1932 fue inaugurada la oficina ante un centenar de vecinos que simbólicamente enviaron un telegrama cada uno. En esa oportunidad se bautizó a la localidad como "Nuevo Pueblo y Futura Ciudad Industrial Agustín P. Justo"; con el correr de los años se impuso la actual denominación de Villa la Angostura, en alusión al istmo que une la península de Quetrihué con el continente.

Para la diversión no había mucho tiempo pero solían organizarse algunos bailes que duraban más de un día. Generalmente se organizaban en la casa de algún vecino y se servían empanadas, asado y bebidas que levantaban el espíritu. Para amenizar el baile era suficiente un acordeón y, si se conseguía, una vitrola.

La educación de los chicos resultaba dificultosa, en los primeros años de la colonia pocos tenían la posibilidad de aprender a leer y escribir. Los que estaban en condiciones traían sus propios maestros como es el caso de la familia Barbagelatta, que transformaba su cocina en aula para que sus hijos y vecinos estudiaran.

Luego llegó al paraje Nahuel Huapi un comisario cuya señora era maestra y entonces comenzó a dar clases allí, por lo que muchos debieron dejar de estudiar debido a las distancias. En 1928 se decreta la creación de la primera escuela en Villa la Angostura, que comenzó funcionando en una pequeña casilla de madera en la zona del Correntoso. Luego se trasladó donde ahora funciona el albergue de la Universidad de Cuyo, y posteriormente Parques Nacionales construyó el edificio ubicado en la Villa y allí se impartió la enseñanza a todos los niños de varios Kilómetros a la redonda.

Finalmente, en l976 fue inaugurado el actual edificio en el Cruce. En esas épocas la escuela cumplía una función social mucho más amplia que la de ahora, ya que sus docentes debían, además de enseñar, ser las referentes en medidas de prevención de enfermedades, organizaban fiestas a las que concurría todo el pueblo, recorrían la zona visitando a sus familias, etc.

En fin, el lazo era muy estrecho, y como dice una muy querida directora, la Nana Munar..." en donde vivía yo me sentía una empleada; aquí me sentí persona...". Las clases se dictaban de setiembre a mayo y la fiesta más esperada era la del 25 de mayo.

Fuente: Municipalidad de Villa la Angostura. Ruta Histórica

No hay comentarios:

Publicar un comentario