Páginas

viernes, 13 de enero de 2012

La Patagonia y sus habitantes originarios en los textos escolares. 1886-1940

La Patagonia, como tierra mítica, y sus habitantes originarios, han sido objeto de diferentes estudios. Sin embargo, su representación a través de los libros de texto es tema escasamente estudiado. En base a un corpus de catorce libros de textos, correspondientes a las escuelas del Estado y a las escuelas de la Congregación salesiana, nos proponemos analizar dos representaciones específicas sobre el indígena patagónico
Los Tehuelches, pueblo originario de la actual Patagonia Argentina.

(21/12/11)

Representaciones sobre la Patagonia y sus habitantes originarios en los textos escolares. 1886-1940por Mirta Teobaldo y María Andrea Nicoletti

En base a un corpus de catorce libros de textos, correspondientes a las escuelas del Estado y a las escuelas de la Congregación salesiana, nos proponemos analizar dos representaciones específicas sobre el indígena patagónico:

1) el indígena como "salvaje" y "enemigo de la civilización" en un espacio "vacío" y "desierto"

2) el indígena "paleontologizado" y ahistórico, en un espacio natural con potencial productivo. Las representaciones están vinculadas a dos ideas relacionadas con las políticas del Estado sobre la Patagonia: una con el plano territorial: la idea de "desierto" y "vacío" y la otra, con el plano de sus habitantes: la idea de "salvajismo" y "barbarie"; ideas que legitiman la conquista y el exterminio de sus habitantes originarios.

En los textos escolares la transposición didáctica operó yuxtaponiendo nuestras categorías de análisis.

La Patagonia, como construcción territorial, reflejo y refracción del conjunto social y los intereses políticos, ha devenido en el transcurso del tiempo en "tierra mítica".
En el marco del conflictivo proceso histórico de su incorporación a la Nación (1879-1885), la Patagonia, como otros territorios nacionales fue el espacio sobre el cual el Estado, a partir de la creación de un sistema educativo centralizado, impuso políticas de "argentinización" y de "homogeneización" como estrategia para asegurar la soberanía nacional.

En este sentido, uno de los instrumentos privilegiados del curriculum escriturado fueron los textos escolares que sirvieron para la construcción y socialización de imágenes oficiales y estandarizadas del territorio nacional. De uso obligatorio en la escuela, reflejaban el proyecto hegemónico que tenía como misión difundir una cultura para construir una nación.

Sin embargo, la representación de la Patagonia a través de los libros de texto, es un tema escasamente estudiado.

Nos proponemos analizar en este trabajo, cómo los textos escolares reflejaron una visión nacional describiendo a la Patagonia por medio de imágenes contrapuestas que manifestaban en su espacio "lo civilizado y lo incivilizado e inexplorado", la belleza y la riqueza contra la infertilidad y la aridez y su potencial productivo y de futuro nacional. Por otro lado, el tratamiento de sus habitantes originarios, nos remite al indígena como "salvaje" y "enemigo de la civilización" en un espacio "vacío" y "desierto" y al indígena "paleontologizado" y ahistórico, en un espacio natural con potencial productivo.

Estas representaciones están vinculadas a dos ideas relacionadas con las políticas del Estado sobre la Patagonia: una con el plano territorial: la idea de "desierto" y "vacío" y la otra, con el plano de sus habitantes: la idea de "salvajismo" y "barbarie". Ideas que legitiman la conquista y el exterminio de sus habitantes originarios.

Los textos escolares como constructores de representaciones

Los textos escolares nos permiten profundizar el análisis de aquellas imágenes oficiales que sobre el territorio nacional y sus habitantes circulaban en el imaginario social de la época. Los textos no sólo circulaban en el ámbito escolar, sino que también estaban destinados a potenciales sujetos lectores, a un sujeto lector ampliado, porque el libro escolar era a menudo el único material de lectura en el ámbito familiar (Cucuzza y Pineau, 2002).

Los mismos autores advertían con frecuencia, en la introducción de su obra, no sólo a los maestros, sino también a los padres, sobre la forma de presentación de los contenidos. De este modo, se extendía a la sociedad la imposición de referentes patrióticos que actuaban, como aglutinadores y al mismo tiempo como diferenciadores.

Aglutinadores porque enfatizaban la importancia en la construcción de las identidades nacionales y la conceptualización básica del territorio como definición última de los límites de la ciudadanía, y diferenciadores porque reconocían la existencia de márgenes de exclusión identificados con todo aquello que no era capaz de civilización, naturalizando la marginación del Otro mediante políticas combinadas de exclusión por fusión y exterminio (Quijada 2000:32).

A partir de la selección realizada basamos fundamentalmente nuestro análisis en las siguientes representaciones sobre la Patagonia: La construcción del espacio como Territorio, en clave paisajística, productiva y de soberanía nacional; la construcción del indígena como "salvaje" y "enemigo de la civilización" en un espacio "vacío" y desierto; como "bárbaro" en un territorio transformado y "arqueologizado", "paleontologizado" y ahistórico, en un espacio natural con potencial productivo.

Para el análisis de la construcción del Territorio y sus habitantes, hemos seleccionado un corpus documental de treinta y un textos de editoriales oficiales y de la Congregación salesiana. La incorporación de textos salesianos obedece al protagonismo y presencia monopólica de las escuelas de la Congregación en la región. Los Salesianos contaban con una editorial que elaboraba sus propios textos de acuerdo a las normas oficiales, aunque supervisados por sus autoridades internas (Programas escolares 1907).

Los libros analizados pertenecen a las escuelas del Estado y a la Congregación salesiana.
El corpus documental contiene libros de lectura, Manuales escolares y Revistas de formación docente, como La Obra y la Revista de Instrucción primaria. Esto nos posibilita el análisis de diferentes construcciones discursivas sobre un mismo tema: el territorio patagónico y sus habitantes.

Si bien el corte cronológico que definimos comprende el período territoriano, (1880-1957) hemos seleccionado, ante la inexistencia de textos de edición regional, aquellos textos que contienen temas patagónicos elaborados y editados en Buenos Aires entre 1886 y 1940 y que circularon por las escuelas públicas y salesianas de la región. Optamos en este trabajo no abordar el período de los gobiernos peronistas (1945-1955), debido a las siguientes razones:

1) no haber hallado hasta el momento de la elaboración del presente artículo un corpus lo suficientemente significativo que de cuenta de la temáticas que nos interesan para abordar nuestro objeto;

2) entendemos que este período marca un cambio fundamental en las políticas sobre el territorio y sus habitantes y que por lo tanto merecen un análisis particularizado que será objeto de estudios posteriores.

En ese sentido, durante el extenso período del territorio, las políticas indígenas que partieron de los organismos centrales de gobierno parecen a simple vista un conjunto de respuestas espasmódicas que buscaban resolver o más bien sacarse de encima la "cuestión indígena". Sin embargo, Briones y Delrio interpretan que estas medidas formaron parte de una "acción estatal de dominación en un complejo campo de intereses y negociaciones" (Briones y Delrio 2002).

Delrio observa en este largo camino que se inicia con la incorporación forzosa de los pueblos indígenas tras las campañas militares (1872-1885), un momento de construcción de la categoría "ciudadano indígena" o "indígena argentino" (1885-1904) bajo criterios homogenizadores, pero también diferenciadores que buscan, en una suerte de profusa legislación sobre tierras, "civilizar" y "sedentarizar" a lo que el Estado consideraba como "elemento remanente en extinción".

El discurso que "invisibiliza" al indígena, se manifiesta en un período que coincide con la etapa más fuerte de expropiaciones de tierras a los pueblos originarios y a un discurso político de "homogeneidad racial de la Nación" ante una heterogeneidad étnica que se considera ya superada en el pasado (1904-1916).

Esta "asimilación" forzada, que los libros de texto señalan como la integración del indígena a la civilización, se profundiza en los períodos de presidencias radicales, como señala Delrio, cuando el Estado se sitúa como mediador entre la sociedad civil y los indígenas sobre los que construye miradas diferenciales y sitúa en los márgenes relegándolos y acorralándolos ante el avance de los alambrados de los poderosos y de las fuerzas de seguridad. El período nacionalista (1930-43) y la crisis económica del 30 con la continuidad en las expropiaciones de tierras, reforzaron esta "asimilación forzada" con la migración de los indígenas a las ciudades y la "invisibilización".

El discurso hegemónico nacionalista retoma la condición de "argentinidad" "invocada como excluyente (o incluyente)" (Delrio 2005:252) porque como señala el texto Nuestra Tierra, los indígenas que quedan "son muy pocos y no viven en sus toldos como antes sino en las estancias o chacras, sirviendo de peones los hombres y en los quehaceres domésticos las mujeres" (López de Nelson 1912/16: 33).

No hay comentarios:

Publicar un comentario