Páginas

viernes, 13 de enero de 2012

Cuando Angostura y Bariloche se unían en vuelo directo


El 22 de abril de 1948 la firma “Taryta" iniciaba sus actividades ofreciendo un exclusivo servicio de taxi aéreo uniendo Bariloche con el Hotel Correntoso. El piloto era el conocido aviador José Luis Pefaure y utilizaba un hidroavión Grumman G-21. Uno de los vuelos más solicitados era “Hotel Correntoso- Puyehue”, aunque también los turistas volaban hasta las ciudades de Puerto Varas y Osorno en el vecino país

El Grumman G-21, que tenía una capacidad para seis pasajeros, con el Hotel Correntoso de fondo.

(29/09/11)

Un hecho muy particular para la región fue, cuando a partir de 1947, comenzó a funcionar un servicio progresista para la época, se trataba de la empresa de taxi aéreo “Taryta”, Taxis Aéreos Representaciones y Trabajos Aeronáuticos, de Camilo Pefaure y Baratta.

Para llevar adelante este emprendimiento, los jóvenes empresarios compraron un avión Grumman G-21 A Goose un 29 de noviembre de 1947. La aeronave fue fabricada en Estados Unidos en 1937, su número de serie era 1004, y poseía dos motores Pratt & Whitney R-985-5B con 450 Hp de potencia cada uno, una velocidad crucero de 295 km/h, y una autonomía de casi 90 kilómetros.

Este avión fue matriculado en la Argentina como LV- AFP; tenía una capacidad para seis pasajeros, con 10 kgrs de equipaje como máximo por persona, aunque la empresa aclaraba que ”de no llevar equipaje se puede llevar un pasajero adicional”.

Un experimentado piloto

En abril de 1948 la firma “Taryta” recibe la autorización para operar servicios no regulares de taxi y turismo. El piloto era el conocido aviador José Luis Pefaure, quien contaba con “más de 4.000 horas de vuelo, 12 años de Instructor en la Escuela de Aviación Naval de la Marina de Guerra y 17 años de actuación en total”, detallaba el folleto de la empresa.

Lo acompañaba como copiloto el mecánico Miguel Recalde quien contaba con una amplia experiencia “de más de 20 años de actuación en la Marina de Guerra y en las Líneas Transatlánticas de Buenos Aires a Londres de la Cía Dodero, y A.L.F.A. a Asunción del Paraguay”.

Excursiones aéreas para los turistas

De esta manera los pasajeros del Hotel Correntoso comenzaron a utilizar este avanzado servicio para realizar diversos viajes, así por ejemplo: un vuelo desde Bariloche hasta el Hotel Correntoso tenía un costo de $ 33 ida y $ 43 ida y vuelta por persona, un paseo aéreo que abarcaba el circuito turístico “Hotel Correntoso, Isla Victoria, Llao Llao, Traful, Valle encantado y Bariloche” tenía un costo de $ 90 por persona y de $ 630 por el avión completo.

Mucho éxito obtuvo este servicio aéreo que ofrecía diversas opciones para volar hasta Chile. Uno de los más utilizados era “Hotel Correntoso- Puyehue” que, por sólo $ 60 por persona, llevaba a los pasajeros hasta este hermoso lugar al otro lado de la cordillera. Por sólo $ 112 también podían acceder hasta Puerto Varas, y por $ 134 hasta la ciudad de Osorno.

Angostura-Buenos Aires en vuelo directo

Distinguidos pasajeros optaban por realizar el viaje “Buenos Aires - Hotel Correntoso” en forma directa por $ 1.110 por persona, ida y vuelta, y en varias oportunidades, familias de renombre, alquilaban el avión completo por $ 6.600, valor muy significativo para la época.

En 1950 la Empresa “Taryta” intentó implementar un servicio aéreo regular en la región uniendo los puntos turísticos más representativos, entre ellos, el Hotel Correntoso, pero este emprendimiento fracasó por los altos costos de operatividad.

Finalmente el 18 de julio de 1951, los socios Pefaure y Baratta decidieron vender el avión Grumman a Federico Fuehrer, dándose por concluida esta pintoresca etapa del servicio aéreo con que contaban los huéspedes del Hotel Correntoso.


Yayo de Mendieta
yayo@demendieta.com.ar
Villa la Angostura

No hay comentarios:

Publicar un comentario